01_sensacions  03_sensacions  04_sensacions  06_sensacions  07_sensacions  08_sensacions  09_sensacions  10_sensacions  11_sensacions  12_sensacion  13_sensacions  14_sensacions  15_sensacions  16_sensacions  17_sensacions  18_sensacions 

Sensacions Catering

 

Proyecto: Egue y Seta / Denys & Von Arend

Interioristas: Felipe Araujo y Daniel Pérez

Promotor: SensacionS Catering

Superficie: 119 m2

Fotografía: Victor Hugo www.vicugo.com

DESCRIPCIÓN:

LA MESA ESTÁ SERVIDA!

Siempre que se intenta crear marca, corporativizar, embellecer o modernizar un concepto tradicionalmente vinculado al bajo coste y a la inmediatez como lo es la venta de alimentos para llevar, se corre el riesgo de arrebatarle al mismo tiempo su aura personal, artesanal y accesible. Por tanto la operación de transformar un antiguo garaje del centro de Sabadell en una pasarela de “Haute Cuisine Pret a Porter” se planteó desde el principio para el estudio Denys & von Arend como un reto complejo que consistía en armonizar contradicciones inherentes a la fusión de conceptos, al tiempo que se atendían las necesidades programáticas de dos actividades distintas, dos públicos diferenciados, y dos maneras de consumir el producto: El catering de alto standing y la venta de cenas gourmets low cost.

Sobre un típico mantel a cuadros, configurado a partir de una combinación de baldosas de porcelánico blanco, negro y rallado, que recubre parcialmente el suelo y parte de la pared, se instaló un área de público acceso dividida por un importante mostrador confeccionado a medida en aglomerado de viruta barnizado. Éste mostrador, que aporta calidez al de lo contrario monocromático entorno, se abraza a una vitrina refrigerada de cristal en donde los platos son exhibidos, como piezas de joyería, bajo los haces de luz que provienen de cinco lámparas colgantes con blancas pantallas en forma de sombreros de chef. Las negras paredes, así cómo los techos parecieran querer pasar desapercibidos de no ser por el rayado en soga de esparto que las integra al espacio, aportando textura, simbolismo, y mediante la perspectiva, mayor profundidad al espacio. Los botelleros unitarios que salpican éstas paredes así como la porción de pizarra que las obliga a contar sus cambiantes mensajes terminan de refutar su inicial timidez. El color y el grafismo del local bebe de la imagen corporativa diseñada para la marca, y ésta a su vez de la estética del local, pues nacieron de forma paralela. Ésta simbiosis es evidente en la fachada en donde se combinan el patrón gráfico del mantel, el logotipo, los “valores” (en vez de colores) corporativos, el aglomerado de viruta, la transparencia del cristal y la iluminación específica como antesala a una experiencia que pretende estimular todos los sentidos.